jueves, 1 de octubre de 2009

23. ADMINISTRAR LO QUE DIOS NOS PRESTA

DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.

Buenas Nuevas de Jesús, con amor
Guía de estudio nº 22

Administrar lo que Dios nos presta

El niñito inocente no muestra interés alguno por el dinero, sin embargo conoce perfectamente el egoísmo y el deseo de posesión. Con el paso de los años, el ser humano desarrolla un amor por el dinero que puede ser tan compulsivo como el que tiene un alcohólico por el licor. Es un deseo contra el que tenemos que contender continuamente.

Aquel que cede a la pasión por el dinero se convierte generalmente en un ser egoísta, insociable e infeliz. Una vez tras otra atestiguamos de la verdad que declara la Biblia: “Raíz de todos los males es el amor al dinero” (1 Timoteo 6:10). La pasión por el dinero o por el sexo están detrás de casi todo crimen.

Es sabido que muchos millonarios que poseen más dinero del que pueden gastar en toda su vida, sienten una necesidad insaciable de buscar más riqueza. ¿Por qué? Porque la codicia nunca resulta satisfecha. No concede reposo a quien cedió a ella.

¿Por qué es el amor al dinero la raíz de todos los males? ¿Cómo puede un seguidor de Jesús solucionar el problema de conseguir el dinero necesario para sus necesidades, y evitar la trampa de la codicia?

El problema está en la raíz de los grandes conflictos políticos del planeta, y también de los grandes desequilibrios entre la sexta parte de la población de este mundo, que vive en la abundancia, y las otras cinco sextas partes, que viven en la franca pobreza o en la miseria. Los presupuestos millonarios en material militar no son ajenos al problema. Satanás emplea el amor al dinero como un lazo para tomar cautivos tanto a los individuos, como a las naciones, y puede así llevarlos a la ruina eterna.

La Biblia ofrece una solución al problema del amor al dinero, que de ser aplicada, resolvería esos conflictos mundiales por los que gran parte de la humanidad agoniza en la pobreza. Muy pocos conocen esa solución. Pero el cristiano que aprecia el amor de Dios revelado en la cruz, descubrirá por sí mismo el secreto. Examinémoslo.

Jesús y el problema del dinero

1. ¿Tenían Jesús y sus discípulos algún dinero para afrontar sus necesidades? Juan 13:29

TU RESPUESTA: ________.

2. ¿Empleó Jesús parte de ese dinero para pagar los impuestos? Mateo 17:24-27
TU RESPUESTA: ________.

Nota: La maldad no está intrínsecamente en el dinero. Jesús mismo lo empleó. Como carpintero en Nazaret, sin duda debió ganarlo. Lo que encierra maldad es el amor por el dinero. No hay pecado en la posesión de bienes. El egoísmo y la codicia son los que nos contaminan y nos llevan a la ruina, tal como sucedió a Judas.

Algo que puede malograr la salvación

3. Todo el que tiene techo y comida diaria, es considerado “rico” a los ojos de la gran masa de población afligida por la pobreza. Lee la entrevista que Jesús sostuvo con un infeliz hombre rico, y halla respuesta a las siguientes preguntas: Marcos 10:17-31

¿Ama Jesús a los ricos? (vers. 21)
_______________.

Imagina que todos los ricos del mundo obedeciesen al consejo que Jesús dio a ese hombre.

¿Podrían prosperar el capitalismo, o el comunismo? ______________.

Piensa con detenimiento: ¿Dijo Jesús que era imposible que un rico entrara en el reino de los cielos? (vers. 23-25) _____________.


¿Qué invitó Jesús al hombre rico a que hiciera?
(vers. 21) ____________________.


¿Qué sucede “ahora” a aquel que sacrifica sus riquezas por Cristo?
(vers. 29 y 30) ____________________.


¿Y en “el siglo venidero”? __________________________.


4. Una de las parábolas que Jesús propuso a sus discípulos ayuda a dar al dinero el valor adecuado para el presente, y para el futuro (la eternidad).

Léela en Lucas 16:1-13
(a) ¿A quiénes representa el mayordomo?
________________________________

Nota: La situación expuesta por la parábola no era excepcional en aquellos días, y Jesús la empleó como una exhortación a ser diligentes en el uso de las “riquezas injustas” (los recursos materiales corrientes en el mundo) para el beneficio de los demás. Los representantes del pueblo de Dios habían sido infieles administradores de los bienes celestiales. En lugar de darles un buen uso, bendiciendo a los demás, habían empleado egoístamente la riqueza espiritual y material que Dios pusiera en sus manos. Estaba a punto de llegarles el momento en el que se les pediría cuentas, y serían desposeídos de aquella mayordomía o administración. Solamente buscando el bien de otros, podrían resultar personalmente beneficiados. Sólo impartiendo los dones de Dios en esta vida, podrían hacer provisión para la eternidad.

(b) Tras haber relatado la parábola, Cristo dijo: “los hijos de _____ ______ son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hij-os ___ ____.”

Nota: Los mundanos suelen demostrar más sabiduría y fervor en servirse a sí mismos, que los profesos hijos de Dios en servirle a él. Dios espera que todos sus dones los empleemos en bendecir a la humanidad, en aliviar a los que sufren y están necesitados. Nunca fue la voluntad de Dios que unos pocos vivan en la abundancia del lujo, mientras que otros padecen hambre, desnudez, orfandad u otro tipo de privación (Lee Lucas 12:33; 14:13 y 1 Timoteo 6:18).

(c) ¿En qué consisten las “riquezas injustas”? (vers. 10-12). “El que es fiel en ___ ____ ______, también en ___ ____ es fiel... Si en la riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?” (Lee también Isaías 58:6,7 y 10).

Nota: Si demostramos ser infieles en el manejo de lo que Dios nos ha encomendado aquí, entonces nunca nos hará depositarios de la herencia inmortal. Jesús compró la redención para nosotros. Es nuestra; pero en “este siglo” somos puestos a prueba mediante nuestros recursos terrenales (“riquezas injustas”), a fin de que pueda comprobarse si somos dignos de los tesoros eternos. Si somos fieles “en lo muy poco”, e impartimos generosamente lo que él ha puesto en nuestras manos a fin de cooperar con su causa, Dios podrá confiarnos “lo más”, “lo verdadero”, “lo que es vuestro” (la herencia inmortal).

(d) ¿Es compatible el servicio a Dios con el egoísmo? (vers. 13)
RESPUESTA: “Ningún siervo puede servir a ____ _________... No podéis servir a Dios y a las __________.”

5. ¿Te sentirás feliz en el cielo, al dársete la bienvenida como huésped querido, en los hogares de aquellos a quienes ayudaste en esta vida? Daniel 12:2 y 3
TU RESPUESTA: __________.

6. Jesús refirió muchos relatos sobre las riquezas. Lee Lucas 12:13-21 y responde a las siguientes preguntas:

¿En qué crees que consiste la “avaricia”?
TU RESPUESTA:
_______________________________________.

¿Puedes imaginar a un verdadero seguidor de Cristo en este tiempo en el que hay tantos seres humanos viviendo o muriendo en la angustia, diciéndose a sí mismo: “descansa, como, bebe y alégrate”?
TU RESPUESTA:
_____________.

¿Cuál crees que es el significado de la expresión “rico para con Dios”?
TU RESPUESTA:
___________________________________________.

El salmista describió a este hombre rico cuando declaró: “Dijo el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmo 14:1). Este hombre había vivido y hecho planes para sí mismo... Al vivir para sí mismo había rechazado aquel amor divino que se hubiera derramado con misericordia hacia sus semejantes. De esa manera había rechazado la vida, porque Dios es amor, y el amor es vida... Vivir para sí es perecer. La codicia, el deseo de beneficiarse a sí mismo, separa el alma de la vida. El espíritu de Satanás es conseguir, atraer hacia sí. El espíritu de Cristo es dar, sacrificarse para bien de los demás” (Palabras de vida del gran Maestro, p. 202, 203).

Cómo usar el dinero, venciendo el amor al dinero

7. ¿Cuál es el primer principio básico, en relación con el manejo del dinero? Deuteronomio 8:11-13, 17 y 18

RESPUESTA: “...acuérdate de ________, tu _____, porque él es quien te da el poder para adquirir las ___________...”

8. ¿De qué forma razonable y práctica confiesa el cristiano que es Dios quien le provee de todo bien? Deuteronomio 14:22
RESPUESTA: “Cada año apartarás puntualmente ___ ________ del producto de tu campo.”

9. ¿Qué significa la palabra “diezmo”? Levítico 27:30, 32
RESPUESTA: “El diezmo de la tierra... es ___ ________.”, “Todo diezmo... será consagrado __ ________.”

Nota: La idea es dedicar a Dios la décima parte de lo percibido (obrero asalariado), o de la ganancia neta (patrón). A la cantidad ganada se le resta la cantidad gastada para obtener esa ganancia, y el beneficio resultante es entonces la cantidad a diezmar.

10. ¿Respaldó Jesús el principio del diezmo? Mateo 23:23
TU RESPUESTA:
_________.

11. Refiriéndose al principio del diezmo que el Antiguo Testamento establece, ¿cuál declara el apóstol Pablo que es el plan de Dios para sostener la predicación del evangelio al mundo? 1 Corintios 9:13 y 14
RESPUESTA: “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que _______ ____ ___________.”

12. Si defraudamos a Dios en los diezmos y ofrendas, ¿de qué pecado venimos a ser culpables? Malaquías 3:7-9
TU RESPUESTA: ______________________________.

13. ¿Dónde hemos de llevar los diezmos? Malaquías 3:10
RESPUESTA: “Traed el ________ íntegro al ________, y haya alimento en mi _____...”

Nota: De la misma forma en que nuestro cuerpo está constituido en una unidad coordinada, también la iglesia está organizada, en tanto en cuanto “cuerpo de Cristo”. El templo de Dios, su “casa”, constituye el lugar divinamente instituido para recibir los diezmos de la verdadera iglesia de Dios en la tierra. La obra de la iglesia se lleva a cabo de una forma organizada, según un orden bíblico. Cada ministro recibe de la “casa” de Dios un salario modesto, lo necesario para una vida sencilla, de forma que su trabajo misionero no se vea impedido por la necesidad de distraer esfuerzos en procura de su sustento material. El plan del diezmo es una bendición para cada miembro de la iglesia, al recordarle que todo cuanto tiene procede de Dios. Eso contribuye a protegerle del ruinoso egoísmo que acecha a todo ser humano. Tiene el privilegio de cooperar con Cristo en el desarrollo de su obra en favor de un mundo por la salvación del cual se entregó hasta la muerte.

El sistema del diezmo está en armonía con el principio establecido por Dios mismo: “He dado a los levitas todos los diezmos de Israel, por su ministerio, por su servicio en la Tienda de la Reunión” (Números 18:21). “El Señor ordenó que del mismo modo, los que anuncian el evangelio, vivan del evangelio” (1 Corintios 9:14).

14. ¿Cómo se puede demostrar nuestro agradecimiento por el amor de Dios? Salmo 96:8 y 9
RESPUESTA: “Dad a Jehová la honra debida a su nombre; traed __________ y venid a sus atrios”

15. Al vencer el pecaminoso amor por el dinero, ¿qué le permites a Dios que haga contigo? 2 Corintios 9:8
RESPUESTA: “Poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas _____ ___ ___________, abundéis para toda ______ _____.” Lee también Filipenses 4:10-19.

16. Cuando Satanás intenta hacernos caer en la trampa mortal del amor al dinero, ¿qué pensamiento permitirá que obtengamos la victoria? 2 Corintios 8:9
RESPUESTA.
“___ ________ de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo _______ siendo _____, para que vosotros con su _________ fuerais _______________.”

Nota: “Somos inducidos a simpatizar con Cristo mediante la comunión con sus padecimientos. Cada acto de sacrificio personal a favor de los demás robustece el espíritu de beneficencia en el corazón del dador y lo une más estrechamente con el Redentor del mundo, quien, ‘por amor de vosotros se hizo pobre, siendo rico; para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos’. Y sólo mientras cumplimos así el designio que Dios tenía al crearnos, puede la vida ser una bendición para nosotros” (El Camino a Cristo, p. 79).

“Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” 1 Pedro 5:7

“Orad sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17

“No se haga mi voluntad, sino la tuya” Lucas 22:42

“Dios dio a los hombres el poder de elegir; a ellos les toca ejercitarlo. No podéis cambiar vuestro corazón, ni dar por vosotros mismos los afectos a Dios; pero podéis escoger servirle. Podéis darle vuestra voluntad, para que él obre en vosotros tanto el querer como el hacer, según su voluntad” (El Camino a Cristo, p. 47 y 48

Estudio anterior: 21. Entrégate a Jesús.

Siguiente estudio: 23. Crecimiento cristiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada