lunes, 15 de julio de 2013

LECCIÓN 10. JUSTIFICACIÓN POR LA FE




DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.



En la lección 9 aprendimos que el pecado es desobediencia hacia la voluntad de Dios, y que la paga del pecado es muerte. Adán y Eva escogieron pecar, y cada uno de sus descendientes siguió la misma suerte. La Biblia dice que “todos pecaron”. También hemos aprendido que a pesar de todo, Dios nos ama y no quiere que nadie muera; también es un Dios justo, y no puede ignorar el pecado.

Dios proveyó una solución en la que su misericordia y su justicia pueden ser mantenidas. Su justicia pudo verse cumplida en dos sentidos: 1. La pena de muerte se aplicó. 2. Ningún hombre podrá decir que Dios lo trató de modo desagradable, porque Dios le dará a cada ser humano la oportunidad de elegir por sí mismo el bando en el que quiere estar, en el lado de la rebelión y del pecado junto a Satanás, o en el lado del Dios de Amor. La misericordia de Dios se reveló en el Don de su Hijo para morir en el lugar del hombre; entonces Dios tuvo campo libre para perdonar el pecador.

Hoy aprenderemos a aceptar la maravillosa provisión de Dios para nuestra salvación. La Biblia hizo esto de modo muy sencillo, de forma que hasta un niño podría entenderlo. Aún hay miles que no la ha conocido, ni tienen la mínima idea en qué consiste la misericordia de Dios, y menos aún en cómo aceptarla. A menudo es bueno que nos detengamos para preguntarnos algunas cosas que damos por entendidas. Es fácil usar libremente ciertos términos y frases sin llegar a comprender completamente su significado.

Que Dios le bendiga mientras estudia la respuesta a la gran pregunta más importante jamás preguntada: ¿Cómo puedo ser salvo?

LECCIÓN 10. UNA ADOPCIÓN FABULOSA.

Lectura bíblica: Lucas 15:11-32.

María acababa de llegar a América a bordo de un enorme avión de línea regular. Junto con otros cientos de pasajeros, ella había recorrido los pasillos del aeropuerto de los Ángeles, preparándose para enfrentar una nueva vida en tierra extraña. Para poder llegar a ser una enfermera acreditada, María tenía que conseguir su documentación de ciudadanía. “¿Jura renunciar su fidelidad a todos los demás reyes, potestades, naciones, o gobiernos?”, preguntó el oficial. Finalmente llegó el día cuando, junto con otros veinte inmigrantes, María estaba de pie delante del juez, para recibir el documento que la hacía ciudadana de los Estados Unidos, con el derecho de disfrutar de todos los beneficios que este país puede ofrecer.

Hoy vamos a aprender cómo ser ciudadanos del reino de los cielos y estar autorizados a participar de todos los beneficios que éste ofrece.

1. LOS PAPELES DE ADOPCIÓN.

1. ¿Qué dijo Jesús que era necesario para participar del reino de Dios? Juan 3:3 
_______________________________________

2. ¿Qué pregunta formuló Nicodemo de inmediato? (versículo 4)
___________________________________
Los convertidos del paganismo a la fe judía, eran a menudo comparados con un niño nacido de nuevo, por eso Nicodemo tuvo que darse cuenta de que Cristo estaba hablando en un sentido espiritual. ¿Porqué entonces parecía tan sorprendido? Como israelitas por nacimiento, los judíos se consideraban a sí mismos automáticamente ciudadanos del reino de Dios, y no sentían necesidad alguna de ningún cambio. Irritado por esta familiar ilustración que Cristo había hecho, el orgullo del fariseo luchaba contra su honesto deseo de saber la verdad.

3. ¿Mediante qué poder nace uno de nuevo? (Versículos 5-8; lea también Romanos 8:14)
_______________________________________

Escuche la brisa que pasa a través de las ramas de los árboles. La puede escuchar, pero ¿la ha visto alguna vez? Así sucede con el trabajo del Espíritu Santo en el corazón. Mientras el Espíritu de Dios entra en el corazón humano, la vida en sí misma es transformada. Pensamientos pecaminosos y malas acciones son vencidos, y el amor gozo y paz toma el lugar de la ira, celos y contiendas. Nadie puede ver la mano que levanta la carga, o detecta la luz cuando desciende de lo alto, pero la bendición no es menos real. Al rendirse el alma a Dios por Fe, este poder que ningún ojo humano puede ver está creando realmente un nuevo ser, un nuevo corazón.

4. ¿Qué más hace el Espíritu Santo? Romanos 5:5
____________________________________

5. ¿Cómo describe Pablo a la persona nacida de nuevo? 2ª Corintios 5:17
____________________________________

6. ¿Qué es lo que hacen aquellos que han llegado a experimentar el milagro del nuevo nacimiento? 1ªJuan 3:1, 2
____________________________________
Sólo por adopción puede una persona cambiar de familia. Lo mismo se aplica a la vida espiritual. Sólo a través de “un nuevo nacimiento”, puede una pasar de la familia de Adán a la familia de Dios. Este nuevo nacimiento es la adopción cristiana en la nueva familia de Dios.

7. ¿Quién hizo posible que los hijos de Adán fuesen adoptados en la familia de Dios? Gálatas 4:4-7
_______________________________________

2. EL COSTO DE LA ADOPCIÓN.

1. Por virtud de su adopción, ¿qué más llegan a ser los hijos de Dios? Gálatas 3:29 y 4:7 
_______________________________________
2. ¿Qué se les prometió a los herederos de Cristo? 1ªJuan 2:25
____________________________________

3. ¿Dónde está esa herencia ahora? 1ªPedro 1:4
____________________________________

4. ¿Cuál es el costo de llegar a ser hijos de Dios y ser acreditados para la vida eterna? Romanos 6:23

_______________________________________

La salvación es un regalo a pesar de que Jesús diga que aquellos que la obtengan deban sacrificarlo “todo” (lea Lucas 14:33; Mateo 13:44-46). Jesús me amó hasta tal punto que si yo hubiese sido la única persona en la tierra que hubiese pecado, ¡habría muerto por mí solo! A cambio, Él me pide ponerlo en primer lugar en mi vida, por encima de cualquier otra persona o cosa.

El catorce de Noviembre de 1973, la princesa Ana Elisabeth Alicia Luisa se casó con el capitán Marco Antonio Pedro Felipe en la histórica abadía de Westminster en Londres. A pesar de que el capitán Felipe nació en un hogar común, llegó a ser un miembro pleno de la familia real. Él permanecía ahora en una nueva relación, el pasado fue puesto a un lado. Muchos probablemente se rieron mientras le escuchaban pronunciar que la dotaba con todos sus bienes materiales. ¡Qué podía él darle a ella! Aun así, él prometió dar lo poco que tenía a aquella con la que se había comprometido a permanecer toda su vida. Y ella, a cambio, le prometió su entera fortuna y bienes terrenales para suplir sus necesidades a través de los años venideros.

Lo mismo sucede en nuestra relación con nuestro Señor Jesús. Cuando llegamos a ser sus hijos adoptivos, todo lo que Él llega a ser es nuestro, y todo lo que tenemos y somos es suyo. Es la calidad de la relación lo que importa, no la cantidad o lo que tengamos que ofrecer. (Adaptado de “Todo lo que el Rey quiere es---” por Marjorie Collins, en Eternity magazine, 1974.)

5. ¿Cómo experimenta una persona el nuevo nacimiento? Juan 1:12, 13
________________________________________DESCARGA ESTE ESTUDIO BÍBLICO EN PDF AQUÍ.
En la lección 9 aprendimos que el pecado es desobediencia hacia la voluntad de Dios, y que la paga del pecado es muerte. Adán y Eva escogieron pecar, y cada uno de sus descendientes siguió la misma suerte. La Biblia dice que “todos pecaron”. También hemos aprendido que a pesar de todo, Dios nos ama y no quiere que nadie muera; también es un Dios justo, y no puede ignorar el pecado.

Dios proveyó una solución en la que su misericordia y su justicia pueden ser mantenidas. Su justicia pudo verse cumplida en dos sentidos: 1. La pena de muerte se aplicó. 2. Ningún hombre podrá decir que Dios lo trató de modo desagradable, porque Dios le dará a cada ser humano la oportunidad de elegir por sí mismo el bando en el que quiere estar, en el lado de la rebelión y del pecado junto a Satanás, o en el lado del Dios de Amor. La misericordia de Dios se reveló en el Don de su Hijo para morir en el lugar del hombre; entonces Dios tuvo campo libre para perdonar el pecador.

Hoy aprenderemos a aceptar la maravillosa provisión de Dios para nuestra salvación. La Biblia hizo esto de modo muy sencillo, de forma que hasta un niño podría entenderlo. Aún hay miles que no la ha conocido, ni tienen la mínima idea en qué consiste la misericordia de Dios, y menos aún en cómo aceptarla. A menudo es bueno que nos detengamos para preguntarnos algunas cosas que damos por entendidas. Es fácil usar libremente ciertos términos y frases sin llegar a comprender completamente su significado.

Que Dios le bendiga mientras estudia la respuesta a la gran pregunta más importante jamás preguntada: ¿Cómo puedo ser salvo?
 LECCIÓN 10. UNA ADOPCIÓN FABULOSA.
 Lectura bíblica: Lucas 15:11-32.

María acababa de llegar a América a bordo de un enorme avión de línea regular. Junto con otros cientos de pasajeros, ella había recorrido los pasillos del aeropuerto de los Ángeles, preparándose para enfrentar una nueva vida en tierra extraña. Para poder llegar a ser una enfermera acreditada, María tenía que conseguir su documentación de ciudadanía. “¿Jura renunciar su fidelidad a todos los demás reyes, potestades, naciones, o gobiernos?”, preguntó el oficial. Finalmente llegó el día cuando, junto con otros veinte inmigrantes, María estaba de pie delante del juez, para recibir el documento que la hacía ciudadana de los Estados Unidos, con el derecho de disfrutar de todos los beneficios que este país puede ofrecer.

Hoy vamos a aprender cómo ser ciudadanos del reino de los cielos y estar autorizados a participar de todos los beneficios que éste ofrece.

1. LOS PAPELES DE ADOPCIÓN.

1. ¿Qué dijo Jesús que era necesario para participar del reino de Dios? Juan 3:3 
_______________________________________

2. ¿Qué pregunta formuló Nicodemo de inmediato? (versículo 4)
___________________________________
Los convertidos del paganismo a la fe judía, eran a menudo comparados con un niño nacido de nuevo, por eso Nicodemo tuvo que darse cuenta de que Cristo estaba hablando en un sentido espiritual. ¿Porqué entonces parecía tan sorprendido? Como israelitas por nacimiento, los judíos se consideraban a sí mismos automáticamente ciudadanos del reino de Dios, y no sentían necesidad alguna de ningún cambio. Irritado por esta familiar ilustración que Cristo había hecho, el orgullo del fariseo luchaba contra su honesto deseo de saber la verdad.

3. ¿Mediante qué poder nace uno de nuevo? (Versículos 5-8; lea también Romanos 8:14)
_______________________________________

Escuche la brisa que pasa a través de las ramas de los árboles. La puede escuchar, pero ¿la ha visto alguna vez? Así sucede con el trabajo del Espíritu Santo en el corazón. Mientras el Espíritu de Dios entra en el corazón humano, la vida en sí misma es transformada. Pensamientos pecaminosos y malas acciones son vencidos, y el amor gozo y paz toma el lugar de la ira, celos y contiendas. Nadie puede ver la mano que levanta la carga, o detecta la luz cuando desciende de lo alto, pero la bendición no es menos real. Al rendirse el alma a Dios por Fe, este poder que ningún ojo humano puede ver está creando realmente un nuevo ser, un nuevo corazón.

4. ¿Qué más hace el Espíritu Santo? Romanos 5:5
____________________________________

5. ¿Cómo describe Pablo a la persona nacida de nuevo? 2ª Corintios 5:17
____________________________________

6. ¿Qué es lo que hacen aquellos que han llegado a experimentar el milagro del nuevo nacimiento? 1ªJuan 3:1, 2
____________________________________
Sólo por adopción puede una persona cambiar de familia. Lo mismo se aplica a la vida espiritual. Sólo a través de “un nuevo nacimiento”, puede una pasar de la familia de Adán a la familia de Dios. Este nuevo nacimiento es la adopción cristiana en la nueva familia de Dios.

7. ¿Quién hizo posible que los hijos de Adán fuesen adoptados en la familia de Dios? Gálatas 4:4-7
_______________________________________

2. EL COSTO DE LA ADOPCIÓN.

1. Por virtud de su adopción, ¿qué más llegan a ser los hijos de Dios? Gálatas 3:29 y 4:7 
_______________________________________

2. ¿Qué se les prometió a los herederos de Cristo? 1ªJuan 2:25
____________________________________

3. ¿Dónde está esa herencia ahora? 1ªPedro 1:4
____________________________________

4. ¿Cuál es el costo de llegar a ser hijos de Dios y ser acreditados para la vida eterna? Romanos 6:23

_______________________________________

La salvación es un regalo a pesar de que Jesús diga que aquellos que la obtengan deban sacrificarlo “todo” (lea Lucas 14:33; Mateo 13:44-46). Jesús me amó hasta tal punto que si yo hubiese sido la única persona en la tierra que hubiese pecado, ¡habría muerto por mí solo! A cambio, Él me pide ponerlo en primer lugar en mi vida, por encima de cualquier otra persona o cosa.

El catorce de Noviembre de 1973, la princesa Ana Elisabeth Alicia Luisa se casó con el capitán Marco Antonio Pedro Felipe en la histórica abadía de Westminster en Londres. A pesar de que el capitán Felipe nació en un hogar común, llegó a ser un miembro pleno de la familia real. Él permanecía ahora en una nueva relación, el pasado fue puesto a un lado. Muchos probablemente se rieron mientras le escuchaban pronunciar que la dotaba con todos sus bienes materiales. ¡Qué podía él darle a ella! Aun así, él prometió dar lo poco que tenía a aquella con la que se había comprometido a permanecer toda su vida. Y ella, a cambio, le prometió su entera fortuna y bienes terrenales para suplir sus necesidades a través de los años venideros.

Lo mismo sucede en nuestra relación con nuestro Señor Jesús. Cuando llegamos a ser sus hijos adoptivos, todo lo que Él llega a ser es nuestro, y todo lo que tenemos y somos es suyo. Es la calidad de la relación lo que importa, no la cantidad o lo que tengamos que ofrecer. (Adaptado de “Todo lo que el Rey quiere es---” por Marjorie Collins, en Eternity magazine, 1974.)

5. ¿Cómo experimenta una persona el nuevo nacimiento? Juan 1:12, 13
________________________________________

6. ¿Cómo recibe uno a Jesús? Juan 3:16________________________________________

Un obrero evangélico estaba hablando con una mujer, la cual dijo que quería creer en Jesús pero que no sabía cómo.

- “¿Desde cuándo es usted la Sra. de Smith?”, preguntó el obrero.
- “¿Porqué?”, replicó ella. “Desde que me casé con el Sr. Smith”.
- “¿Cómo llegó a ser usted la Sra. De Smith?”
- “Bueno, cuando el pastor dijo: ¿Quieres a este hombre como esposo?”
- “Usted dijo”, interrumpió el obrero, “ya veré, o eso espero, o lo pensaré”.
- “¡Por supuesto que no!”, exclamó ella. “Dije: Sí, quiero”.
- “Sra. Smith, Dios le está preguntando: ¿Quieres tomar a mi hijo como tu Salvador?”
- “¡Sí, quiero!”, exclamó con alivio. “¿Eso es todo? Qué tonta he sido de no haberlo hecho antes. Sí, acepto a Jesús como mi Salvador personal.”

La fe es un acto de la voluntad para recibir a Cristo. De cualquier modo, esto envuelve más que una mera creencia intelectual en Jesús como hijo de Dios y su muerte por nuestros pecados. La Biblia nos cuenta que los demonios creen en Dios y tiemblan (Santiago 2:19). ¡Bien pueden temblar, porque quién conoce mejor que Satanás la realidad de Dios y la certeza de su castigo!

Pablo dijo: “Porque por gracia sois todos salvos, a través de la fe, y esto no es de vosotros, sino un regalo de Dios” (Efesios 2:8). “Fe... es una palabra que usamos para describir una relación con Dios como con una persona bien conocida. Cuanto mejor lo conocemos, mejor puede funcionar esta relación. Fe implica una actitud de amor, confianza y profunda admiración hacia Dios. Significa tener suficiente confianza en Él, basada en algo más que evidencias reveladas. Confianza que lleva a la voluntad de aceptar cualquier cosa que Él diga, lo que él ofrezca, y cumplir cualquier cosa que Él desee (sin reservas) por el resto de la Eternidad. Cualquiera que tenga esta clase de fe se asegura perfectamente la salvación. La fe es el único requisito para el cielo” (¿Se puede confiar en Dios? Por A. Graham Maxwell, pág. 46).

7. Cuando la multitud preguntó a Pedro qué tenían que hacer, ¿qué respondió? Hechos 3:19 y 2:38
________________________________________

El arrepentimiento conlleva un genuino pesar por parte del pecador, porque su pecado crucificó al Hijo de Dios. Cuando él se dé cuenta de esto, retornará de sus pecados para seguir al salvador.

3. LOS PRIVILEGIOS DE LA ADOPCIÓN.

1. ¿Qué seguridad nos da Dios de que nuestros pecados serán perdonados? 1ª Juan 1:9
_______________________________________

2. ¿Cuán completo es el perdón de Dios? Isaías 1:18
____________________________________
Por ser mi sustituto y morir en mi lugar, Jesús ganó el derecho de perdonarme. En el momento en el que pongo mi confianza en Él y mi voluntad para creer lo que Él diga, para aceptar lo que ofrezca, y hacer lo que pida, experimento el nuevo nacimiento y llego a ser un miembro de su familia. Pablo llama a esto “justificación”. Eso quiere decir que Dios ahora me mira y me ve ¡como si nunca hubiera pecado! No es extraño que esto esté más allá de mi comprensión. ¿Cómo puede Él hacer esto? Porque allí en la cruz Dios puso tus pecados y mis pecados, y los pecados de todo hombre, mujer y niño, sobre su hijo (lea Isaías 53:6). Él permitió que Cristo muriese por esos pecados. Esto significa que Dios tuvo que tratar con Su propio Hijo como con un pecador, en lugar de hacerlo con nosotros. Y aceptando este sacrificio (este gran regalo) usted y yo somos libres.

3. ¿Qué clase de libertad nos justifica o nos da el nuevo nacimiento? Romanos 6:14, 15
____________________________________
La persona que viene hacia la Cruz, nace dentro de la familia real de Dios, tendrá un amor más profundo por Aquél que hizo esto posible. Tendrá un nuevo y más profundo respeto por la Ley de Dios y deseará poner sus propios pensamientos en armonía con los de su nuevo Padre. Pablo dice que tal persona “siempre estará intentando averiguar lo que complace al Señor” (Efesios 5:10), así como Jesús siempre hizo todas las cosas para complacer a su Padre (Juan 8:29). ¡Nunca olvide esto! El hombre que está realmente bajo la gracia nunca quiere volver a pecar.

UNA HISTORIA INTERESANTE.

Hace algunos años apareció el siguiente artículo en un periódico de California del Sur:
“Un joven hombre que vivió en los estados del Oeste nunca hizo nada muy malo. Pero un día mientras jugaba a las cartas perdió el control. Tomando un revolver, disparó y mató a su oponente. Fue arrestado, juzgado y sentenciado a la horca.

A causa de la buena vida que él llevó previamente, sus familiares y amigos presentaron una petición de indulto. Pareció como si todo el mundo la quisiera firmar. No pasó mucho tiempo hasta que otros pueblos y ciudades supieron del asunto, y gente de casi todo el estado la firmaron.

Finalmente, fue llevada al gobernador, sucediendo que era cristiano. Lágrimas cayeron de sus ojos mientras miraba las enormes canastas llenas de peticiones. Decidió perdonar al joven hombre; así que, escribiendo una carta de perdón, la puso en su bolsillo. Vestido como sacerdote se dirigió a la prisión.

Mientras el gobernador se aproximaba a la celda de la muerte, el joven hombre saltó hacia los barrotes exclamando: ¡Lárgate de aquí, no te quiero ver! ¡Ya he tenido suficiente religión en casa y siete tipos de tu clase ya me han visitado!

El gobernador interrumpió: “Pero espera un momento joven, tengo algo para ti, déjame hablar contigo”.

Exclamó el joven muy enojado: “Escucha, si no te vas de aquí ahora mismo, llamaré al guarda para que te saque de aquí”.

El gobernador continuó: “Pero joven, tengo noticias para ti, de las mejores, ¿no quieres que te las cuente?”

El joven replicó: “Ya has oído lo que he dicho, y si no te vas inmediatamente llamaré a los guardias”.

La respuesta del gobernador fue: “Muy bien”. Y el gobernador se marchó con el corazón triste.

Unos momentos más tarde se acercó el guarda y le dijo: “Bueno joven, veo que has tenido la visita del gobernador”.

“¡¿Qué?!”, gritó el joven, “ese hombre vestido con el hábito de un clérigo ¿era el gobernador?”

El guarda replicó: “Era él, y tenía un perdón en su bolsillo para ti, pero tú no le quisiste escuchar”.

“Dame pluma, tinta y papel”, dijo el joven. Y sentándose escribió: “Querido gobernador, le debo una disculpa. Siento mucho el modo en que le traté...”

El gobernador recibió la carta y la puso boca abajo y escribió en la parte de atrás: “No estoy más interesado en este caso”.

Llegó el día de la muerte para este joven. Se le preguntó: “¿Quiere decir algo antes de morir?”

“Sí, díganle a los jóvenes de América que no voy a morir por mi crimen, no voy a morir porque soy un asesino. El gobernador me perdonó, pude vivir. Dígales que voy a morir porque no acepté el perdón del gobernador”. (The Arlington Times, 26 de Agosto de 1954, mencionado en el Nuevo Testamento por Elden K. Walter, 1971, págs. 110, 111).

-----------

¿A aceptado usted el perdón del Rey del universo por sus pecados, el cual vino desde el cielo a esta prisión del pecado para ofrecérselo? Nadie en esta tierra necesita perderse porque haya quebrantado la Ley de Dios y cometido crímenes en contra del gobierno del cielo. Jesús mismo pagó la pena de muerte por usted en la cruz. Cada uno que se pierda, lo hará porque habrá rechazado el perdón de Dios.

Si todavía no ha experimentado la paz del amor perdonador de Dios, si usted no conoce el gozo de un rendimiento total a su Salvador, ¿no se rendirá usted a Él ahora mismo, donde quiera que esté?

-------------

Estudio anterior: Lección 9: El Pecado y su curación.

Siguiente estudio: Lección 11: ¿Hay vida después de la muerte?
Volver al índice.

------------
6. ¿Cómo recibe uno a Jesús? Juan 3:16________________________________________

Un obrero evangélico estaba hablando con una mujer, la cual dijo que quería creer en Jesús pero que no sabía cómo.

- “¿Desde cuándo es usted la Sra. de Smith?”, preguntó el obrero.
- “¿Porqué?”, replicó ella. “Desde que me casé con el Sr. Smith”.
- “¿Cómo llegó a ser usted la Sra. De Smith?”
- “Bueno, cuando el pastor dijo: ¿Quieres a este hombre como esposo?”
- “Usted dijo”, interrumpió el obrero, “ya veré, o eso espero, o lo pensaré”.
- “¡Por supuesto que no!”, exclamó ella. “Dije: Sí, quiero”.
- “Sra. Smith, Dios le está preguntando: ¿Quieres tomar a mi hijo como tu Salvador?”
- “¡Sí, quiero!”, exclamó con alivio. “¿Eso es todo? Qué tonta he sido de no haberlo hecho antes. Sí, acepto a Jesús como mi Salvador personal.”

La fe es un acto de la voluntad para recibir a Cristo. De cualquier modo, esto envuelve más que una mera creencia intelectual en Jesús como hijo de Dios y su muerte por nuestros pecados. La Biblia nos cuenta que los demonios creen en Dios y tiemblan (Santiago 2:19). ¡Bien pueden temblar, porque quién conoce mejor que Satanás la realidad de Dios y la certeza de su castigo!

Pablo dijo: “Porque por gracia sois todos salvos, a través de la fe, y esto no es de vosotros, sino un regalo de Dios” (Efesios 2:8). “Fe... es una palabra que usamos para describir una relación con Dios como con una persona bien conocida. Cuanto mejor lo conocemos, mejor puede funcionar esta relación. Fe implica una actitud de amor, confianza y profunda admiración hacia Dios. Significa tener suficiente confianza en Él, basada en algo más que evidencias reveladas. Confianza que lleva a la voluntad de aceptar cualquier cosa que Él diga, lo que él ofrezca, y cumplir cualquier cosa que Él desee (sin reservas) por el resto de la Eternidad. Cualquiera que tenga esta clase de fe se asegura perfectamente la salvación. La fe es el único requisito para el cielo” (¿Se puede confiar en Dios? Por A. Graham Maxwell, pág. 46).

7. Cuando la multitud preguntó a Pedro qué tenían que hacer, ¿qué respondió? Hechos 3:19 y 2:38
________________________________________

El arrepentimiento conlleva un genuino pesar por parte del pecador, porque su pecado crucificó al Hijo de Dios. Cuando él se dé cuenta de esto, retornará de sus pecados para seguir al salvador.

3. LOS PRIVILEGIOS DE LA ADOPCIÓN.

1. ¿Qué seguridad nos da Dios de que nuestros pecados serán perdonados? 1ª Juan 1:9
_______________________________________

2. ¿Cuán completo es el perdón de Dios? Isaías 1:18
____________________________________
Por ser mi sustituto y morir en mi lugar, Jesús ganó el derecho de perdonarme. En el momento en el que pongo mi confianza en Él y mi voluntad para creer lo que Él diga, para aceptar lo que ofrezca, y hacer lo que pida, experimento el nuevo nacimiento y llego a ser un miembro de su familia. Pablo llama a esto “justificación”. Eso quiere decir que Dios ahora me mira y me ve ¡como si nunca hubiera pecado! No es extraño que esto esté más allá de mi comprensión. ¿Cómo puede Él hacer esto? Porque allí en la cruz Dios puso tus pecados y mis pecados, y los pecados de todo hombre, mujer y niño, sobre su hijo (lea Isaías 53:6). Él permitió que Cristo muriese por esos pecados. Esto significa que Dios tuvo que tratar con Su propio Hijo como con un pecador, en lugar de hacerlo con nosotros. Y aceptando este sacrificio (este gran regalo) usted y yo somos libres.

3. ¿Qué clase de libertad nos justifica o nos da el nuevo nacimiento? Romanos 6:14, 15
____________________________________
La persona que viene hacia la Cruz, nace dentro de la familia real de Dios, tendrá un amor más profundo por Aquél que hizo esto posible. Tendrá un nuevo y más profundo respeto por la Ley de Dios y deseará poner sus propios pensamientos en armonía con los de su nuevo Padre. Pablo dice que tal persona “siempre estará intentando averiguar lo que complace al Señor” (Efesios 5:10), así como Jesús siempre hizo todas las cosas para complacer a su Padre (Juan 8:29). ¡Nunca olvide esto! El hombre que está realmente bajo la gracia nunca quiere volver a pecar.

UNA HISTORIA INTERESANTE.

Hace algunos años apareció el siguiente artículo en un periódico de California del Sur:
“Un joven hombre que vivió en los estados del Oeste nunca hizo nada muy malo. Pero un día mientras jugaba a las cartas perdió el control. Tomando un revolver, disparó y mató a su oponente. Fue arrestado, juzgado y sentenciado a la horca.

A causa de la buena vida que él llevó previamente, sus familiares y amigos presentaron una petición de indulto. Pareció como si todo el mundo la quisiera firmar. No pasó mucho tiempo hasta que otros pueblos y ciudades supieron del asunto, y gente de casi todo el estado la firmaron.

Finalmente, fue llevada al gobernador, sucediendo que era cristiano. Lágrimas cayeron de sus ojos mientras miraba las enormes canastas llenas de peticiones. Decidió perdonar al joven hombre; así que, escribiendo una carta de perdón, la puso en su bolsillo. Vestido como sacerdote se dirigió a la prisión.

Mientras el gobernador se aproximaba a la celda de la muerte, el joven hombre saltó hacia los barrotes exclamando: ¡Lárgate de aquí, no te quiero ver! ¡Ya he tenido suficiente religión en casa y siete tipos de tu clase ya me han visitado!

El gobernador interrumpió: “Pero espera un momento joven, tengo algo para ti, déjame hablar contigo”.

Exclamó el joven muy enojado: “Escucha, si no te vas de aquí ahora mismo, llamaré al guarda para que te saque de aquí”.

El gobernador continuó: “Pero joven, tengo noticias para ti, de las mejores, ¿no quieres que te las cuente?”

El joven replicó: “Ya has oído lo que he dicho, y si no te vas inmediatamente llamaré a los guardias”.

La respuesta del gobernador fue: “Muy bien”. Y el gobernador se marchó con el corazón triste.

Unos momentos más tarde se acercó el guarda y le dijo: “Bueno joven, veo que has tenido la visita del gobernador”.

“¡¿Qué?!”, gritó el joven, “ese hombre vestido con el hábito de un clérigo ¿era el gobernador?”

El guarda replicó: “Era él, y tenía un perdón en su bolsillo para ti, pero tú no le quisiste escuchar”.

“Dame pluma, tinta y papel”, dijo el joven. Y sentándose escribió: “Querido gobernador, le debo una disculpa. Siento mucho el modo en que le traté...”

El gobernador recibió la carta y la puso boca abajo y escribió en la parte de atrás: “No estoy más interesado en este caso”.

Llegó el día de la muerte para este joven. Se le preguntó: “¿Quiere decir algo antes de morir?”

“Sí, díganle a los jóvenes de América que no voy a morir por mi crimen, no voy a morir porque soy un asesino. El gobernador me perdonó, pude vivir. Dígales que voy a morir porque no acepté el perdón del gobernador”. (The Arlington Times, 26 de Agosto de 1954, mencionado en el Nuevo Testamento por Elden K. Walter, 1971, págs. 110, 111).

-----------

¿A aceptado usted el perdón del Rey del universo por sus pecados, el cual vino desde el cielo a esta prisión del pecado para ofrecérselo? Nadie en esta tierra necesita perderse porque haya quebrantado la Ley de Dios y cometido crímenes en contra del gobierno del cielo. Jesús mismo pagó la pena de muerte por usted en la cruz. Cada uno que se pierda, lo hará porque habrá rechazado el perdón de Dios.

Si todavía no ha experimentado la paz del amor perdonador de Dios, si usted no conoce el gozo de un rendimiento total a su Salvador, ¿no se rendirá usted a Él ahora mismo, donde quiera que esté?

-------------

Estudio anterior: Lección 9: El Pecado y su curación.

Siguiente estudio: Lección 11: ¿Hay vida después de la muerte?

Volver al índice.

------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada